Embarazo después de una cesárea

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el intervalo de un embarazo a otro (espacio intergenésico) no sea menor de un año. Este es un consejo general y no quiere decir que las mujeres que queden encinta antes vayan a tener complicaciones graves.

Las embarazadas que han pasado por un cesárea suelen preguntarse si su próximo hijo nacerá también con una intervención quirúrgica. No necesariamente; sólo habría que practicarla si la causa de la primera se repitiera en este embarazo o la cesárea previa hubiese cicatrizado con defectos. Esto es, será imprescindible si la pelvis es estrecha y el bebé tiene un tamaño normal o grande.

Pero, alrededor del 50 por ciento de las madres que han tenido cesárea pueden dar a luz por vía vaginal sin problemas. Entre la incisión vertical y la horizontal de la piel existen diferencias: la vertical se ve más y se asocia más frecuentemente al riesgo de una eventración posoperatoria. El corte del útero se hace en sentido transversal, sea cual sea la incisión de la piel.

Desde el punto de vista social-familiar, también es ideal que los niños nazcan con uno a un año y medio de diferencia, como mínimo, a fin de que las cosas sean más llevaderas para mamá y papá. Dos años es aún mejor: el más grande ya controla esfínteres, come solo y entiende correctamente todo tipo de indicaciones adecuadas a su edad.

Escrito por | 22 de noviembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta