Entender el llanto del bebé

Mediante el tono y la modulación del llanto nos dice qué quiere. Lo primero es acudir rápidamente junto a él.

Sueño

Suelen ser lloriqueos que empiezan despacio, pero que aumentan si intentamos distraerlo. Otras señales como los ojos empequeñecidos nos ayudarán a darnos cuenta de que quiere descansar.

Hambre

Son auténticos gritos en un tono muy enérgico y exigente. Ponerlo al pecho lo calmará enseguida.

Necesidad de contacto

Los quejidos suenan a protesta. Desaparecen en cuanto nos acercamos a él, nos oye y nos siente. Si no acudimos, aumentará más y más el desconsuelo.

Dolor

Empieza con un lamento prolongado al que le sigue un período de contención de la respiración y más llanto.

Gases del lactante

Se caracteriza por ser breve e intenso al principio; después decae y vuelve a subir.

Desahogo

Una teoría afirma que los llantos de última hora de la tarde son la respuesta necesaria de un sistema nervioso inmaduro que recibe una gran cantidad de información y de estímulos durante el día. El bebé se desahoga así.

Escrito por | 15 de julio de 2010 con 3 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. La hidrocefalia - Crece Bebe - 2 de agosto de 2010 | 8:09

    […] en el área inferior, viéndose por encima una parte de la esclerótica (zona blanca del ojo). El llanto puede ser muy agudo y el bebé puede presentar irritabilidad, falta de apetito y […]

  2. Cuando el bebé llega a casa - Crece Bebe - 3 de agosto de 2010 | 8:01

    […] entonces, una se imagina que la maternidad es el paraíso. Pero los bebés de las fotografías no lloran con la tenacidad de los de verdad. Y el trabajo de consolarlos es minúsculo comparado con el […]

  3. No reprimir el llanto de los niños - Crece Bebe - 29 de agosto de 2010 | 9:02

    […] Un niño, a partir de los cinco  o seis años es muy sensible a la humillación y a los reproches. Todavía está saliendo de su egocentrismo y tiene que enfrentarse con las exigencias de la convivencia y de la dura realidad. Las relaciones con los hermanos, con los compañeros y con la autoridad son a menudo fuente de frustación y de roces. […]

Deja una respuesta