Es una niña!

El rosa inunda el cuarto y respondemos con humor viejos refranes machistas: la pequeña nació. Con su llegada, surgen interrogantes. Como a todo recién nacido, debe investigársele hipotiroidismo y fenilcetonuria, y enfermedad fibroquística de páncreas.

La piel de las nenas, por otra parte, es más proclive a tener alteraciones vasculares en la piel, marcas sobreelevadas o planas que llamamos “frutillas”. Hay otras lesiones transitorias, características de los recién nacidos, que no deben preocuparnos.

El baño, casi una ceremonia, debe ser diario, no muy prolongado, con jabón de glicerina sin perfume y un secado suave con toallas preferentemente blancas. No conviene lavar siempre la cola con agua y jabón. Puede limpiarse con aceite común y algodones de buena calidad. La dermatitis de pañal se previene y se alivia utilizando pañales sin gel.

Otro cuco de los bebés, el sol, exige prohibiciones categóricas. Los especialistas dicen que un bebé no debe ir a la playa antes de las seis de la tarde.

Otro punto clave de las bebitas es la vacunación. Por su relación con la futura maternidad, la rubéola; y por las posibles lesiones en el aparato reproductivo las paperas, estas dos enfermedades deben tomarse en cuenta, para prevenirlas. Ambas vacunas se dan al año y se repiten a los seis.

Escrito por | 21 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta