Estreñimiento de bebés lactantes

Los niños que toman el biberón hacen la caca muy distinta de los de pecho. Suele ser más espesa (algunos francamente dura, ya que son propensos al estreñimiento), de color marrón. No muestran los espectaculares cambios de frecuencia de los bebés amamantados, sino que mantienen un ritmo constante, entre dos y cuatro veces al día. Cuando pasa un par de días sin hacer nada, casi siempre es un auténtico estreñimiento: una bola grande y dura, que les cuesta expulsar… y que cada día se hace más grande y dura. Conviene tomar medidas a tiempo.

En cuanto a la lactancia mixta, es impredecible. Algunos niños siguen haciendo cacas de pecho, tanto en aspecto como en número, a pesar de tomar algunas mamaderas. Pero es más frecuente que un sólo biberón al día haga que esas típicas deposiciones desaparezcan por completo.

Por eso, hasta hace unos años, pocos bebés llegaban a la fase de “una caca cada varios días”, porque pocos llegaban a los cuatro meses sin haber tomado mamaderas. Hoy, cada día son más las mamas que dan sólo pecho, sin ningún biberón ni papilla, hasta los seis meses; y, por lo tanto, cada vez son más los niños que “no hacen caca”.

Escrito por | 22 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta