Evitar accidentes infantiles en el dormitorio

Hay que instalar seguros o topes en los cajones para que no se le caigan encima ni se agarre los dedos, y poner en lugares altos los productos de higiene (talco, crema, colonia, tijeras, etc.). Los pisos duros (cerámica, mosaico, mármol…) deben cubrirse con una alfombra; si hay parqué, no se tiene que encerar.

Los muebles deben ser de madera o aglomerado, con bordes redondeados y sin  elementos que sobresalgan.

Un tope o sujetapuertas impedirá que el niño se encierre en el é se lastime jugando con la puerta. Todos los juguetes deben ser seguros (aptos para su edad y sin piezas pequeñas) y estar en perfecto estado. Un gran cesto o baúl, sin tapa, permitirá mantenerlos en orden y evitará que estén por el suelo y provoquen caídas. Para amortiguar posibles golpes, hay que cubrir el radiador.

Si aún usa la cuna, no debemos meter dentro objetos voluminosos que le sirvan para escalar. Si ya duerme en cama, una barandita evitará que se caiga. Ambas deben alejarse de ventanas y fuentes de calor. Dejar una lucecita encendida evitará que tropiece si se levanta en mitad de la noche.

Escrito por | 2 de mayo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta