Evitar conflictos con los niños

La mejor forma de evitar situaciones de enfrentamiento entre los padres y el niño es tratar de impedirlas, reduciendo las fuentes de conflicto siempre que sea posible. No hay que ponerse empecinados con los hijos, a veces lo somos y mucho, es mejor tratar de darles una vía alternativa que satisfaga a ambos. Por ejemplo, si quiere saltar en el sofá permitirle saltar en otro sitio, que puede ser un colchón viejo sobre el suelo, o llevarlo a otro cuarto y entretenerlo allí durante un rato.

Otras veces hay signos que anuncian el conflicto en los pequeños: la fatiga o la sobreexitación. Los padres debemos estar atentos respecto a estos estados de ánimo en nuestros hijos y tratar de tranquilizarlos de forma positiva, no autoritariamente. Ellos quieren y necesitan nuestra atención y amor.

Los niños no conocen las pautas de los adultos. Las están incorporando de a poquito. Por lo tanto, no podemos suponer que saben lo que está “bien” y lo que está “mal” según nuestras normas de comportamiento, ni reprimirlos cuando no las cumplen.  No hay que olvidad que nada los reconforta más que sentir nuestra aprobación. Por eso, cuando se sienten recriminados,todo su universo se les viene abajo y lloran y patalean, porque ellos, de sus padres sólo quieren y esperan amor.

Escrito por | 20 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Para no perder el control - Crece Bebe - 26 de diciembre de 2010 | 16:57

    […] que éste estalle o evitar que los niños acaben muy cansados o sobreexcitados. Pero, antes de que perdamos el control frente a nuestros hijos, podemos recurrir a ciertos “mecanismos de […]

Deja una respuesta