Examen del líquido amniótico

Según las investigaciones más recientes, el examen del líquido amniótico (prueba que se efectúa con una jeringa que aspira parte del contenido del saco amniótico en el que está “alojado” el feto, y luego se hace un examen detallado de las células fetales) es un método que tiene un elevado límite de seguridad tanto para la madre como para el hijo.

Los embarazos que deben “valorarse” con esta técnica son aquellos en los cuales la edad de los padres, sumada, supera los 75 años; cuando la madre tiene más de 35 o menos de 16; cuando el padre tiene más de 40 años; cuando en las familias de los padres existen enfermedades hereditarias importantes; cuando hay anomalías estructurales de los cromosomas de los padres; en casos de un anterior nacimiento o aborto de un niño con anomalías cromo-sómicas no hereditarias o con un defecto metabólico señalado; o cuando ha habido un nacimiento en la familia o entre los parientes cercanos de un niño con defectos del canal neural.

El examen del líquido amniótico se aconseja también cuando la madre es diabética, ya que esto predispone al feto a padecer defectos del canal neural.

En general la amnioscopia está precedida por un examen ecográfico que sirve para buscar precozmente anomalías fetales. En el caso de que éstas se detecten o se sospechen se debe hacer un examen prenatal.  Se ha establecido que el riesgo de aborto después del examen del líquido amniótico es del 0,5-1 %, dos tercios de los cuales muestran signos de infección intrauterina. Según algunos estudiosos, los niños nacidos después de haberse realizado este examen, muestran una incidencia incrementada de anomalías del sistema muscular o esquelético, ya que se pasa del 1,5 % usuales al 2,5 %-4,5 % después de un examen de líquido amniótico.

La patología que se presenta con más frecuencia es la llamada anomalía de posición de las extremidades inferiores como son el pie equino, el pie torcido, etcétera. No se producen, en cambio, variaciones en los niños nacidos con o sin examen de líquido amniótico en lo que concierne a la mortalidad perinatal.

Escrito por | 24 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta