Familias ensambladas, el rol de los padres

Cada vez hay más familias ensambladas y niños que deben relacionarse como hermanos aún cuando no tengan ambos padres en común. Pero lo cierto es que este nuevo concepto de familia comienza a transformarse en una variante familiar más y es por eso que hay que intentar sortear las dificultades de la mejor forma posible.

Para empezar, los padres deben comprender que estos hermanastros no han elegido esta situación con lo cual deben ser los que armonicen y medien en la relación. Hay varias formas de hacerlo, para empezar es necesario escuchar ambos bandos en lugar de defender sólo a nuestro hijo.  La idea es discutir el problema en familia para llegar a una solución evitando las críticas y los insultos. Por otra parte, es importante que la pareja adulta conserve la calma y se mantenga fuera del conflicto a manera de jueces imparciales.

También hay que comprender que sobre todo en los primeros días de convivencia es probable que los niños muestren síntomas de rivalidad pues se encuentran con otro niño con hábitos, costumbres y reglas diferentes. En estos casos es común que se enojen por cuestiones de espacio, posesiones, etc. Lo bueno es que esto ocurrirá durante un tiempo hasta que se instale una nueva forma de vivir.

Vía: Raising Kids

Escrito por | 11 de noviembre de 2008 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Peleas entre hermanos - Crece Bebe - 3 de noviembre de 2009 | 17:23

    […] porque son parte de la socialización y el proceso cultural. A través de ellas aprenden hábitos, normas y límites. Peleándose, luchan entre lo permitido y lo prohibido, descubren las fronteras entre el deseo […]

Deja una respuesta