Fisonomía del recién nacido

El recién nacido posee una fisonomía  muy característica que va cambiando con el transcurso de los meses. Algunas de sus peculiaridades, que pueden causarnos inquietud si desconocemos su origen, desparecen a medida que el bebé se va adaptando a la vida fuera del útero materno.

Nuca

Sus músculos todavía no tienen el tono preciso que permite sujetar la cabeza (no ocurrirá, como mínimo, hasta los tres meses). Es uno de sus puntos débiles, así que siempre debemos ofrecerle un apoyo con la mano cuando lo levantemos o lo tengamos en brazos.

Ojos

Debido a la presión durante el parto, es habitual que estén hinchados los primeros días. Las aparentes muestras de estrabismo no deben inquietarnos, ya que el pequeño todavía no puede controlar los músculos que rodean los ojos y, a veces, le cuesta mantenerlos en línea para enfocar. Si presenta legañas o secreción amarillenta, puede tener una infección (conjuntivitis).

La mayoría de los bebés llora sin lágrimas hasta las cuatro o seis semanas. Todos tienen los ojos más claros debido a que el proceso de fabricación de la melanina es inmaduro.

Nariz
Con frecuencia, la mucosidad se acumula sin que exista resfrío. La respiración puede ser ruidosa. Por fuera, la presencia de puntos blanquecinos indica acumulación de grasa (desaparecerán).

Escrito por | 16 de julio de 2010 con 3 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días y Primeros meses

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Productos que el bebé no necesita - Crece Bebe - 20 de julio de 2010 | 9:08

    […] el nacimiento de un bebé la pareja entra en ese estado de euforia que se tiene la primera vez que visita la tienda de […]

  2. La hidrocefalia - Crece Bebe - 2 de agosto de 2010 | 8:09

    […] crecimiento excesivo de la cabecita del bebé suele ser el primer signo con el que se manifiesta esta alteración. ¿Qué es la […]

  3. El peso del recién nacido - Crece Bebe - 9 de agosto de 2010 | 20:33

    […] peso progresivo, de unos 20 a 30 gramos diarios a lo largo del primer mes. No es correcto hablar de recién nacidos delgados o gorditos, sino de niños con un peso adecuado (o no) a su edad gestacional. Por ejemplo, […]

Deja una respuesta