Formas de confirmar un embarazo

Además de los test de sangre y orina hay otros métodos para responder con certeza a la pregunta del inicio. Una ecografía hecha entre la sexta y la séptima semana de embarazo permitirá ver el huevo ya anidado en el útero.

Y pasadas ya varias, semanas alrededor del cuarto mes de embarazo, las pataditas y los movimientos del bebé son otro dato cierto e indudable. Esto sería algo tardío. Sin duda lo es, pero en otras épocas, no tan lejanas, era una de las formas en que las mujeres confirmaban su embarazo. Antes de la ecografía los médicos escuchaban los latidos del bebé a través del estetoscopio, de pinapo (una especie de corneta de madera) y sólo los de muy buen oído podían recibir el “mensaje” alrededor del cuarto mes.

Por último podemos nombrar al tacto que realiza el ginecólogo, signo de presunción, no de certeza. Si el cuello del útero está más blando que lo habitual el médico presume el embarazo, sin embargo deberá no sólo conocer el cuello del útero de cada paciente sino poder recordar cuan duro estaba en revisaciones anteriores. En el útero al tacto aparece como un chichoncito donde se produjo la anidación, pero puede ser un fibromita o una formación rara del útero de esa mujer. En síntesis el tacto tiene muchas posibilidades de llevar a un diagnóstico errado, sobre todo en las primeras semanas de embarazo.

Escrito por | 24 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta