Frutas y verduras en la dieta infantil

Es bien conocido por todos que comer frutas y verduras es muy saludable, este grupo de alimentos contiene alta cantidad de vitaminas y minerales, particularmente si son frescos. En el primer año de vida ¡abusamos! de la verduras amarillas, como zapallo y zanahoria, que si bien son una importante fuente de vitamina A, no deben ser las únicas presentes en la dieta de los niños.

Las verduras de hoja aportan fibra, y el tomate vitamina C, entre otras tantas. Hay gran cantidad de variedad de vegetales que contribuyen a hacer la comida más colorida y atractiva para los niños.  Hay que dar rienda suelta a la imaginación e inspirarse en las verdulerías para promover la utilización de vegetales menos frecuentes como las cruciferas, chauchas, etc.

Desde la primera infancia, el consumo de frutas y verduras es un hábito alimentario que perdura, ya que el entrenamiento en estos sabores y texturas debe comenzar temprano y mantenerse a lo largo de la infancia. Los niños deben comer 4 porciones por día (una porción equivale a una fruta o verdura pequeña o media taza de vegetales cocidos).

Claro que debemos tener en cuenta que ellos comerán este grupo de alimentos cuanto más familiarizados se encuentren con ellos. No hay nada más tentador que probar ¡eso tan rico! que están comiendo mamá o papá, por lo que vale la pena, incluir frutas y vegetales en todas las comidas familiares e, inclusive, probar nuevas recetas.

Las verduras pueden ofrecerse en nutritivas ensaladas, budines al horno, soufflés, tartas, etc. Las frutas pueden ser frescas, en compota, ensaladas, desecadas.

Escrito por | 6 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta