Hablénme!

Parece haber ciertas etapas en las que los bebés son particularmente sensibles a estímulos específicos. Pero con el tiempo estas pasan. Por ejemplo, el cerebro infantil llega a dominar un idioma sin mucho esfuerzo, y hasta más de uno. No obstante, el período más receptivo para aprender una lengua parece que empieza a concluir alrededor de los cinco años de edad.

Cuando el niño llega a los 12, 13 ó 14 años, la tarea de aprender un idioma puede ser muy difícil. Está claro que los primeros años de vida son los mejores para adquirir habilidad lingüística.

¿Cómo realizan los niños la hazaña de aprender a hablar, lo cual es tan importante para el resto de su desarrollo? Principalmente oyendo hablar a sus padres. Los pequeños responden enseguida a los estímulos humanos. “El bebé imita la voz de la madre”.

Prescindiendo de sus antecedentes culturales, los padres suelen comunicarse con sus hijos utilizando el mismo estilo de hablar rítmico que algunos autores llaman lenguaje maternal. Cuando la mama le habla con tono cariñoso, el ritmo cardíaco del pequeño aumenta. Se cree que esto acelera la conexión entre las palabras y los objetos que estas denotan. Sin decir nada, el bebé en realidad está pidiendo: “¡Háblenme!”.

Más información en El lenguaje y el crecimiento

Escrito por | 27 de octubre de 2009 con 3 comentarios.
Lee más artículos sobre General

Random Posts

Comentarios

  1. El libro del bebé - Crece Bebe - 22 de diciembre de 2009 | 9:01

    […] aquellas actividades y experiencias que viva el bebé por primera vez en su vida, cuando pronuncia su primer palabra y cuál fue, cuando comenzó a gatear y luego a caminar. Su desarrollo físico puede ir […]

  2. El lenguaje de bebé - Crece Bebe - 26 de enero de 2010 | 9:02

    […] palabra, por eso es importante acompañar lo que le decimos al bebé con un gesto determinado. El comprende el signo y registra la palabra que utilizará más […]

  3. Cuando empieza a hablar - Crece Bebe - 27 de agosto de 2010 | 8:03

    […] bebé tiene que recorrer un largo camino desde sus primeros gorgoteos hasta el desarrollo completo de su lenguaje. Sus incoherentes balbuceos se convierten en cadenas de sílabas como «gue-gue» o «da-da» […]

Deja una respuesta