Helados: un buen alimento

Hasta los niños más inapetentes consideran el helado como un postre delicioso. Los padres, en cambio, se preguntan si se trata de un alimento sano para sus hijos. ¿Cuáles son sus propiedades?

Los helados comerciales reúnen garantías sanitarias, pero suelen estar compuestos de leche descremada, mono y diglicéridos, grasas lácteas, azúcar, espesantes colorantes y saborizantes.

Este postre es muy sencillo de preparar. Se puede hacer en casa con leche o crema, azúcar o miel y huevos, valiosos ingredientes que hacen de él un alimento bastante completo, ya que aporta grasas, proteínas y carbohidratos.  Pero, cuidado, nunca se deben ofrecer a menores de un año.

Uno de los helados predilectos de los niños es el de agua, que carece de valor alimenticio. Suele estar elaborado con agua, colorante y azúcar. Mucho más nutritivo es el que se prepara en casa con agua, azúcar o miel y fruta, mermelada o jugo. El sorbete se diferencia del de agua en que además de los ingredientes anteriores, se le han añadido claras de huevo, que enriquecen su valor nutricional.

Preparado en casa, este postre constituye una fórmula sencilla de introducir la fruta y la leche y sus derivados en la dieta del pequeño, un buen truco cuando no son de su agrado. Los helados no deben ofrecerse a los menores de un año.

Escrito por | 24 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta