Heridas, hemorragias y ampollas

¿Qué hacer cuando un niño tiene una herida, hemorragia o ampollas?

Heridas
Raspones y cortes son frecuentes en verano. Aunque se trate de una pequeña lesión, hay que curarla bien. La desinfección. Hay que lavar la herida muy bien, al chorro de agua fría y con abundante jabón.

Cuerpos extraños. Es necesario comprobar que no queden restos de suciedad, piedrecitas o cristales, porque la herida puede infectarse si se cierra con algún cuerpo extraño.

¿Se deben cubrir? Lo aconsejable es que la herida, siempre que no sea profunda, se deje al aire libre. Si es más seria, una vez lavada, hay que cubrirla con un vendaje esterilizado y acudir al médico.

Parar la hemorragia. En el caso de que sangre un poco, se debe presionar ligeramente la lesión, durante unos cinco o diez minutos, con un aposito de gasa esterilizada. En el supuesto de que se empape de sangre, se coloca otro encima, pero sin retirar el anterior.
Atención médica. Conviene acudir al médico con urgencia si la hemorragia es importante, se precisan puntos, no se ha podido extraer de la herida algún objeto extraño o se infecta (presenta hinchazón, enrojecimiento y un círculo de pus).

Ampollas. Las ampollas se deben lavar con agua corriente y desinfectarlas con un antiséptico. Después secar la piel con una gasa limpia, y mantener la ampolla intacta para evitar infecciones.

Escrito por | 6 de junio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Salud

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta