Hijos únicos | preguntas a formularse antes de encargar un segundo hijo

La idea de que los hijos únicos son seres consentidos, egoístas, caprichosos y sobreprotegidos, no deja de ser un estereotipo bien alejado de la realidad. Por supuesto que existen niños así, pero a veces no son los hijos únicos, sino los que tienen varios hermanos los que tienen esas características. El niño no viene programado geneticamente para ser único, por lo tanto lo que determina esas conductas son las actitudes equivocadas de los padres, son las vivencias y la educación lo que va moldeando la personalidad del niño.

El hecho de tener hermanos no garantiza un compañero de juegos o un amigo incondicional para toda la vida, algunas veces no es tan fácil la convivencia, lograr que lleguen a entenderse, a apoyarse y a no enfrentarse. En muchas oportunidades un buen amigo puede ocupar el lugar de hermano, para aquellos que carecen de una familia numerosa. Es por eso que es importante que desde temprano el niño esté en contacto con otros niños, que aprenda a compartir sus juguetes y sus juegos. Debes cuidar su socialización y poner atención en no sobreprotejerlo, para ello lo fundamental es que respetes tus intereses y tus tiempos propios para que tu vida no solo gire en torno a él.

Por lo tanto cualquiera sea el motivo por el cual hayas decidido no darle “un hermanito” a tu primogénito, no debes sentirte culpable o albergar temores. No te dejes influenciar por la presión social o por los argumentos de los demás, sólo tu y tu pareja deben decidir si realmente quieren tener un segundo hijo. Debes preguntarte: ¿cuales son los verdaderos motivos para querer volver a estar embarazada?: ¿Sientes realmente un deseo irrefrenable de entregarle tu amor y tu atención a otro bebé y darle lo mejor de ti? ¿O lo que deseas es complacer un deseo de tu pareja? ¿En que situación se encuentra tu relación de pareja, es estable y feliz o piensas quela llegada de un nuevo bebé podría componer las cosas? ¿Vuestra situación económica les permitiría tener otro hijo y atenderlo sin tener que volver enseguida a trabajar, o inclusive tener que privar a tu primer hijo de algunos beneficios de los que hoy goza? ¿O simplemente sólo te mueve el deseo de no dejar a tu hijo sin hermanos?. Se honesta contigo misma al momento de formularte estas preguntas, los bebés merecen llegar a hogares felices y funcionales y no ser utilizados como instrumentos para lograr algo más.

Otros temas que pueden interesarte: Consejos para educar y desciplinar a nuestros hijos, Trastornos del sueño en el niño:pesadillas, Juegos y actividades para compartir en familia.

Vía/ Albebé

Escrito por | 13 de marzo de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre General y Niños y Padres

Artículos relacionados

  • Hijos únicos

    En los viejos tiempos los hijos únicos eran contemplados con recelo, incluso con pena. Tener muchos descendientes se consideraba una...

  • Política del hijo único

    Como se sabe, en aquel país superpoblado se ha impuesto una drástica contención de la natalidad: se aplica a rajatabla la política del hijo...

  • Decidirse a tener un segundo hijo

    La diferencia de edad de los niños es algo que suele preocupar a los padres y sobre ese punto existen diversas teorías. La tendencia actual...

  • La decisión de tener otro hijo

    Si plantearse tener un hijo a veces no es fácil, animarse a encargar un segundo es bastante más complejo. Decidirlo simplemente por dar un...

  • Segundo embarazo

    Es una experiencia común para las madres en su segundo embarazo que el vientre se de a conocer mucho antes de lo que lo hizo la primera vez....

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta