Hijos únicos

En los viejos tiempos los hijos únicos eran contemplados con recelo, incluso con pena. Tener muchos descendientes se consideraba una bendición: la tasa de mortalidad era altísima y, muy pronto, los supervivientes se convertían en una fuerza de trabajo de inapreciable valor. ¿Qué sentido tenía pagar a un jornalero, hijo de otro, si todo podía quedar en familia?

En las sociedades agrícolas, como durante las primeras etapas de la revolución industrial, los niños trabajaban (como lo hacen hoy en muchas zonas deprimidas del planeta); eran, para sus padres, un apoyo valiosísimo, imprescindible en caso de enfermedad (para no hablar de la vejez).

Las cosas han cambiado, al menos en el seno de las sociedades opulentas. El Estado del bienestar -si no se declara en quiebra- libra al hijo único de asumir cargas que siempre estuvieron por encima de las posibilidades de una sola persona. Este es uno de los motivos por los cuales en estas sociedades los hijos únicos han dejado de ser contemplados con la pena que antes merecían por adelantado. En principio, no tendrán que mantener a sus padres.

Hemos mencionado el trabajo infantil: en los viejos tiempos la incorporación de un hijo al mercado laboral se producía muy pronto, pues no había que estudiar nada. Bastaban los brazos y la obediencia. Hoy el ser humano tiene que prepararese a fondo para convertirse en un trabajador útil.

Ya no basta con saber leer, con sumar y restar. En consecuencia, la crianza de un niño se ha convertido en una empresa de largo alcance y, desde luego, muy cara.

Escrito por | 17 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • Características del hijo único

    Un  estudio llevado a cabo en Estados Unidos, donde también abundan los hijos únicos, permite llegar a conclusiones optimistas con respecto...

  • Leyenda del hijo único

    El caso chino no debe servir para alimentar la leyenda negra que se ha tejido en torno a los hijos únicos. Sólo pone de manfiesto el peligro...

  • Política del hijo único

    Como se sabe, en aquel país superpoblado se ha impuesto una drástica contención de la natalidad: se aplica a rajatabla la política del hijo...

  • Hijos únicos | preguntas a formularse antes de encargar un segundo hijo

    La idea de que los hijos únicos son seres consentidos, egoístas, caprichosos y sobreprotegidos, no deja de ser un estereotipo bien alejado...

  • Dejar de ser hijo único

    Durante el embarazo, el hijo mayor puede participar de algunos momentos importantes de acuerdo a sus necesidades e intereses, Pero hay que...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta