Juegos con arena

La arena es el primer gran material no compacto que encuentran. La importancia de los juegos con arena está en que el pequeño no puede contenerla o sujetarla con las manos. Al manipularla, moviendo manos y dedos, desarrolla la habilidad de sujetar y presionar. Es un excelente ejercicio para conseguir independencia.

Resulta evidente que el querer evitar que el pequeño se manche en la plaza es una equivocación. Necesita experimentar con una textura que desconoce y lo atrae. Hay que dejarle libertad para que se embadurne y disfrute. Poco a poco podremos comprobar asombrados cómo cada día es más experto en sus juegos.

En cuanto a su evolución social, la plaza también le brinda provechos fundamentales. Si no va a la guardería, por primera vez se encuentra con niños que no son de su ambiente familiar; tendrá que hacer esfuerzos por estar con ellos. Hasta ahora el cariño y el interés que le ofrecían quienes estaban a su lado era gratuito, no tenía que esforzarse por conseguirlo.

Hay que dejar claro que el pequeño se interesa por otros niños y estár con ellos, pero todavía no comparten juegos. Se produce un intercambio positivo: unos evolucionan más rápido que otros, y así aprenden o imitan nuevos movimientos que ven hacer y se vuelven más osados.

Escrito por | 14 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta