Jugar a hacer cosquillas

Para realizar amasamientos, hay que imaginar el acto de amasar una bola de pan. Se aplican, sobre todo, en la musculatura; pero hay que tener en cuenta que, aunque un bebé posee ya todos los músculos, aún están poco desarrollados. Los amasamientos deben ser muy suaves.

Al principio, hay que empezar sin presionar demasiado y observando siempre la reacción del pequeño. La falta de experiencia puede suplirse utilizando mayor cantidad de aceite, para que las manos se deslicen solas.

Podemos comenzar la sesión por la cara y continuar con el resto de la parte delantera del cuerpo. Por ejemplo, primero los pies, después las pantorrillas y rodillas, los muslos, el abdomen y, por último, el tórax y los brazos.

A continuación se lo acuesta de bruces y seguimos el mismo orden ascendente: pies, piernas y colita hasta llegar a la espalda, hombros y cuello. No es necesario avanzar en este orden, pero es bueno seguir uno determinado. Asi el bebé aprenderá que después de una suave caricia sigue otra aún más dulce.

Para que tenga los pies más calentitos podemos describir círculos con los pulgares en la planta de sus pies; pasar por ella la mano en forma de puño hacia arriba y hacia abajo o jugar con sus deditos les produce una gran sensación de bienestar.

Escrito por | 2 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

  • Masaje Shantala para el pecho del bebé

    Una vez que conocemos los tres aspectos del masaje Shantala, llegó el momento de sumergirnos en este mundo íntimo y bello, donde los...

  • Aspectos del masaje Shantala para bebés

    La técnica de masajes Shantala es proveniente de técnicas muy antiguas de la India y es mediante ellos que se puede aumentar el contacto entre...

  • Jugar para moverse

    A correr los muebles, a sacarse los zapatos y a revolcarse en un mundo de juegos para conocer el cuerpo y aprender a cuidarlo. Los niños...

  • El mejor masaje para el bebé

    Dar un masaje a un bebé significa, ante todo, comunicarse con él, regalarle cariño a través de la piel. Pero aún hay más: es transmitirle...

  • Beneficios de los masajes a los bebés

    Cuando un recién nacido llora, quizá se calme al hablarle cariñosamente, sin tomarlo en brazos, y es posible también que se tranquilice...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta