Jugar para crecer

El juego en la infancia no sólo debe ser aceptado sino que sería bueno que se incentivara, para ello hay que pensar antes de decirles ciertas cosas a los niños y aprovechar los beneficios que puede estar aportando a su crecimiento. Piense en las situaciones que describimos a continuación y vea que es lo que debería cambiar.

Hay una frase que deberá evitarse: “No molestes más y anda a jugar”. Esto supone un doble mensaje que cualquier chico entenderá: jugar es una especie de castigo, un “ir al rincón”. Lo más probable es que rechace el juego, que lo aburra. En lugar de decirle “anda a jugar”, que su indicación sea más concreta: “¿Cómo van esos dibujos?” o “¿No me habías comentado que hoy ibas a bañar a las muñecas o al perro?”. De este modo, su hijo sentirá que jugar es algo importante.

Otro error es pretender que los chicos dejen de jugar de improviso. Recuerde que ellos están concentrados e interesados. Si tiene que bañarse, comer o acostarse, comience a recordarles con suficiente anticipación que “dentro de media hora” van a tener que guardar los juguetes.

El juego es un verdadero trabajo para los chicos. Aprender a jugar implica un proceso, que comienza con una etapa de descubrimientos y continúa a través de la experimentación. Todo esto permite resolver problemas psicológicos a través de la simbolización. Activa la creatividad y mejora el intelecto.

Escrito por | 29 de octubre de 2009 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Los dibujos de los niños - Crece Bebe - 28 de diciembre de 2009 | 18:29

    […] respuesta de padres y maestros a los primeros garabatos de un chico es decisiva. Están en juego la creatividad y la imaginación del pequeño, y hay que proceder con […]

  2. Los primeros dibujos - Crece Bebe - 31 de diciembre de 2009 | 17:30

    […] a la forma cuadrada. Es una manera de revivir sus choques con el mundo exterior. A esta altura, su imaginación está bastante estimulada por la aventura de crear figuras, y comienza a darles nombres a sus […]

Deja una respuesta