Juguetes con ruedas

Prescinde del clásico tacata o andador: no es útil, ni saludable. Por un lado, confiere al niño una falsa sensación de seguridad y no le permite desarrollar su sentido del equilibrio; por el otro, puesto en pie el niño antes de tiempo, su uso puede ocasionar lesiones en las placas de crecimiento de los huesos de las piernas y algunas deformaciones en los pies.

El primer vehículo sobre ruedas debe ser el correpasillos… Puedes ponerlo a disposición de tu hijo cuando sea capaz de andar sin ayuda, nunca antes. El pequeño se monta sobre el juguete y se da impulso con los pies. Favorece la coordinación y robustece las piernas.

Antes del tercer cumpleaños, llegará la hora del triciclo. Sirve para que el niño desarrolle aún más su coordinación, su capacidad de calcular las distancias en función de la velocidad y, desde luego, su equilibrio y su autocontrol. El niño aprende a sortear obstáculos y todo el cuerpo se ve implicado de manera estimulante.

Escrito por | 6 de noviembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta