Juguetes de 0 a 9 meses

Hasta los tres meses, el bebé pasa mucho tiempo en la cuna y está descubriendo día a día nuevas texturas, formas, colores y movimientos; por eso necesita juguetes de diseño sencillo y tonos vivos, que sean suaves e inocuos. Hay que tener en cuenta que al principio no los podrá tomar con su mano, pero más adelante tenderá a llevarse todo a la boca; que sean, entonces, objetos lavables e irrompibles, ni demasiado pesados ni demasiado grandes.

¿Algo ideal y económico?: un aro suspendido de un trozo de hilo. Puede ser de madera, hule o material plástico y lo bastante grande como para que la manita del bebé lo atraviese fácilmente. Para ello, debe colgar sobre la cuna en posición tal que pueda alcanzarlo sin dificultad.

Entre los cuatro y los seis meses el bebé aprende a utilizar sus manos y manipular objetos: cuanto más llamativos sean los colgantes de su cuna y los sonajeros, más lo atraerán. En esta etapa, también son adecuados los móviles, los muñequitos de goma más bien planos y -si el presupuesto lo permite- un reloj o muñeco con música, que seguramente atrapará su atención.

A partir de los seis meses el bebé aprende a sentarse, y más adelante los más inquietos comienzan a gatear. Estas nuevas habilidades amplían enormemente sus posibilidades de juego. Pelotas de tela, de goma o de plástico; muñecos de peluche; esponjas, barquitos, cubitos y tarritos de plástico para la bañadera, tentempiés y tableros de actividad múltiple para poner y sacar, abrir y cerrar, subir y bajar, dar vueltas y hacer ruido… Cualquiera de estas opciones es válida, y algunas de ellas pueden ser hechas en casa.

Escrito por | 23 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta