Juguetes de 9 a 12 meses

Más que cambiar de tipo de juguetes, hay que facilitar al niño libertad de movimientos; rodearlo de sus objetos más queridos de  modo que se vea incitado a trasladarse en su búsqueda de un lado para el otro. Es  probable que él mismo elija las sillas de la  casa como un juguete habitual: le servirán de apoyo para erguirse e iniciar sus primeros pasos.

Dado que se intensifican los juegos de exploración que ya habían comenzado cuando el bebé tomaba como juguetes la nariz, los ojos o la boca de sus padres, es  hora de prestar atención a los juguetes de encastre: desde cajas para llenar y vaciar, y frascos para quitar y poner la tapa, hasta los  que se adquieren en jugueterías. Cubos de  brillantes colores que se meten unos dentro de otros, pirámides con anillos apilables,  juguetes de cuerda y muñecos que se estiran en varias direcciones.

También comienzan a gustarle los juguetes de arrastre, que le servirán por varios años: carritos, camiones de  plástico, animales con meditas.

Precauciones: a lo largo de la primera infancia es muy importante el aspecto de la seguridad de los juguetes. Hay que tener en cuenta:

• Que los juguetes no tengan puntas filosas o bordes cortantes, así como alfileres, ganchitos o rellenos que puedan herir o intoxicar.

• Evitar los muñecos con ojos de vidrio o de plástico o, en todo caso, comprobar que no  se puedan arrancar o quebrar.

• Elegir objetos resistentes. Los juguetes más peligrosos son los rotos. Por supuesto, no ofrecer nunca a un bebé juguetes desmontables formados con piezas muy pequeñas.

Escrito por | 23 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta