La adopción

El tema de la adopción es complejo y amplio. Contiene en sí problemáticas médicas, psicológicas, sociológicas, legales y éticas, por nombrar los aspectos que surgen al abordarlo. Pero más allá del área desde que lo analicemos, lo comprometido es siempre la intimidad, que puede ser corporal, emocional, social o ética.

Como causas iniciales de la adopción podemos pensar en tres principales: el de las parejas que desean tener hijos y no pueden lograrlo por causas orgánicas o psicológicas; el de las parejas con hijos, pero que por distintas razones resuelven adoptar otro u otros, y el de las personas solas que quieren concretar el sueño del hijo a través de la adopción.

Frente a la búsqueda del hijo y la no aparición del embarazo, la pareja debe soportar distintas y ambivalentes emociones. Superado ese arduo trance emocional, tendrá que decidir cuál va a ser su actitud: quizás renuncie al deseo, lo desplace, y con ello dé por terminada esta difícil situación vital. Pero también es posible que su necesidad de maternidad y paternidad sea tan fuerte que resuelva “buscar el hijo”.

Entonces, aparecen dos opciones. La búsqueda a través de los modernos métodos que plantea la medicina, o la adopción. Esa opción dependerá de la fuerza que para ellos tenga el “lazo biológico”. Hay parejas para las que es muy importante la cuestión de la pertenencia biológica y otras para las que no tiene un valor relevante. Ninguna de las dos actitudes puede ser calificada a simple vista y sin un riguroso examen individual, de mejor o peor. Muchas veces, los métodos médicos no alcanzan y la adopción aparece como la única elección.

En circunstancias, las parejas con hijos biológicos sienten la necesidad de adoptar. Esto puede suceder en distintos momentos de la vida familiar, aunque hay dos etapas en las que se observa con más frecuencia. Una es la inmediatamente posterior a tener la cantidad de hijos biológicos deseados; la otra coincide con la entrada en la madurez de la pareja, cuando los hijos biológicos ya son grandes.

También hay personas solas que ven en la adopción la manera de materializar la posibilidad del hijo. Muchas mujeres, cada vez más, y algunos hombres se plantean la maternidad y la paternidad como algo distinto de la necesidad de formalizar una pareja. Intentan así construir una familia con uno o más hijos, pero con uno de los miembros,mamá o papá, faltante.

Escrito por | 16 de agosto de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre General y Padres

Artículos relacionados

  • Decirle que es adoptado

    ¿Se le debe revelar a un niño que no es hijo biológico? Frente a esta pregunta no todos tienen la misma respuesta. Las posturas se bifurcan:...

  • Chupete natural para bebés

    El chupete es un gran aliado de sus padres y prueba de ello es su nombre en inglés: pacifier o pacificador, es decir un sencillo objeto que sirve...

  • Tipos de llanto del bebé

    Lloran porque le duele algo, porque tienen sueño o simplemente porque está aburrido. Un bebé puede llorar por muchas razones y comprender sus...

  • Descifrando el llanto del bebé

    Un bebé puede llorar más fuerte o más despacio, puede hacerlo en forma constante o espaciado, gritar o ser apenas escuchado. Distinguir el tipo...

  • El chupete y el sueño

    Es común que cuando los bebés están muy dormidos arrojen el chupete de sus bocas y sigan durmiendo con placidez. El problema aparece cuando los...

Comentarios

  1. Cómo se llega a la adopción - Crece Bebe - 18 de agosto de 2010 | 8:02

    […] Todos los padres depositamos una compleja trama de deseos inconscientes en nuestros hijos. Esos deseos marcarán su vida y tendrán que ver con la completitud, la realización, la reparación… Y si es importante tener en cuenta la cuestión de los deseos con los hijos biológicos, no lo es menos a la hora de plantearse una adopción. […]

  2. Decirle que es adoptado - Crece Bebe - 22 de agosto de 2010 | 9:02

    […] le debe revelar a un niño que no es hijo biológico? Frente a esta pregunta no todos tienen la misma respuesta. Las posturas se bifurcan: están los […]

Deja una respuesta