La angustia de la separación en los niños

Los bebés muy pequeños no sienten angustia cuando se alejan de sus padres pero a partir de los seis meses se produce el efecto de separación prolongada. Este período se extiende hasta los cuatro o cinco años del niño y se manifiesta como una sensación de angustia presente cuando los padres se alejan durante períodos prolongados.

Por lo general, los varones sufren la separación más que las niñas y en especial la angustia aparece en niños que han tenido una primera experiencia de separación infeliz. Cuanto más larga es la separación, peor es la sensación aunque la buena noticia es que hay formas de apaciguar la angustia.

La persona que quede al cuidado del niño debe ser especialmente amorosa para así contener al pequeño. Por otra parte, es importante que esta persona continúe con las mismas rutinas de la madre pues son las que conoce el bebé y a las que está acostumbrado.

Es importante que el bebé o el niño se adapten a la nueva persona y es por eso que se recomienda un período de prueba en el que la madre o el padre estén presentes para que se familiarice con su nuevo cuidador.

Los cuidadores puede hablarle a los niños sobre su pasado y su familia pues los recuerdos ayudan a la hora de sentir tranquilidad. Por otra parte, es una forma de que los recuerdos se mantengan frescos.

Escrito por | 12 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años y Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta