La ausencia de mamá para el bebé de un año

Todavía es pronto para que el pequeño asuma que la ausencia de su mamá es obligada. Para que la separación no sea traumática, hay que seguir algunas pautas.

Si va a la guardería, puede llevar su juguete preferido. Hasta que supere el período de adaptación, es bueno que vaya acompañado del objeto por el que sienta apego, para que se encuentre más seguro

La mamá debe dejarle libertad suficiente para que explore el mundo a sus anchas. Pero, cuando él la reclame, debe atenderlo inmediatamente. Al volver de la guardería, es normal que se convierta en la sombra de mamá.

Los juegos como “La escondida” o “Aquí está” son buenos, porque lo ayudan a comprender que, aunque mamá no esté a la vista, no ha desaparecido.

El pequeño debe acostumbrarse al trato con las personas. Lo mejor es cultivar las relaciones: acercarlo en la plaza a otros niños para que juegue con ellos, recibir la visita de familiares o amigos, etc.

Escrito por | 8 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta