La cabeza del bebé de un mes

Lo que más nos llama la atención de la cabeza del bebé son las dos zonas blandas o fontanelas donde los huesos todavía no se han cerrado. La mayor está localizada en la parte alta de la cabeza, tardará en cerrarse entre 12 y 18 meses, y la más chica, en la zona posterior, hasta los dos a seis meses. No hay motivos para temer que le hagamos daño. Notar cómo palpita el pulso bajo su piel es normal. Sí constituye señal de enfermedad cuando presentan una hendidura profunda, puede ser un síntoma de deshidratación.

Durante el período de lactancia, es posible que le salgan unas pequeñas costritas de color blanco-amarillento, que se denominan costra láctea; suelen durar entre una y dos semanas, a veces, vuelven a aparecer. Para que se caigan, podemos aplicar vaselina neutra. No es aconsejable lavarle la cabeza más de dos veces a la semana.

Las irregularidades en la forma de la cabeza están originadas por la presión sufrida durante el nacimiento, al salir el bebé por el estrecho canal del parto. No debemos preocuparnos ya que, pasados unos meses, el cráneo se redondeará. Mientras el chiquito no sepa moverse solo, conviene acostarlo de diferentes lados para evitar un aplanamiento de los huesos (aún blandos) del cráneo.

Escrito por | 3 de julio de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Fisonomía del recién nacido - Crece Bebe - 16 de julio de 2010 | 8:38

    […] músculos todavía no tienen el tono preciso que permite sujetar la cabeza (no ocurrirá, como mínimo, hasta los tres meses). Es uno de sus puntos débiles, así que siempre […]

Deja una respuesta