La convivencia con el bebé

Los mimos y la satisfacción de las necesidades no son incompatibles con los hábitos que hay que inculcar a los niños desde pequeños. A partir del cuarto mes, cuando esa relación de apego está firmemente asentada, los padres pueden ir estableciendo pequeñas pautas que son, en realidad, los primeros límites que se le ponen a un niño.

Poco a poco tendremos que ir adaptando su horario de vigilia y sueño al de los adultos; habrá que decirle no cuando quiera que le demos un objeto frágil o peligroso; más de una vez tendrá que quedarse a disgusto en su cuna, mientras realizamos alguna tarea ineludible; y seguramente habrá que insistir una y otra vez hasta que acepte probar su primer puré.

No es fácil trasladar la teoría a la práctica; y no existen dos niños iguales, como tampoco hay dos familias idénticas. Por eso, cada papá y cada mamá tendrán que adaptar a su caso las pautas de actuación que más se adpten a ellas, que les resulten efectivas, por ejemplo, ¿qué hacer cuando llora?

¿Debemos acudir en cuanto se ponga a llorar?
Antes se decía que era mejor ignorar las lágrimas del bebé, por temor a malcriarlo. Hoy se sabe que es un error. El llanto es su única forma de expresión, y si llora, es porque algo le sucede: tiene frío, quiere comer o se siente solo y necesita cariño.

Por eso, debemos acudir enseguida a su lado e intentar poner remedio a su malestar. Al responder rápidamente a su llanto, el chiquito percibe que no tiene que desgañitarse para lograr lo que desea y que puede confiar en sus padres, ya que siempre están ahí cuando los necesita. Está probado que, a partir del año, los niños  que menos lloran son aquellos cuyas demandas han sido atendidas en el momento.

Escrito por | 16 de marzo de 2011 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Niños que son rechazados por otros niños - Crece Bebe - 19 de marzo de 2011 | 10:02

    […] los siete y los diez años, la familia ya no es el único centro de interés de los niños. A estas edades, el grupo de compañeros irrumpe […]

Deja una respuesta