La crisis del octavo mes, la primera gran etapa de crecimiento del bebé

El crecimiento implica un desafío permanente a cualquier edad, comienza ya al salir del útero materno y continúa a lo largo de la vida y a medida que transitamos diferentes etapas. La primera gran crisis de crecimiento ocurre a los 8 meses de edad y es la angustia del octavo mes, aunque puede ocurrir algunas semanas antes o después.

La crisis del octavo mes ocurre porque en esa etapa el bebé toma conciencia que es un ser independiente. Hasta ese momento, creía que era parte de su mamá pero a los 8 meses descubre que está separado de ella y por eso puede sentir angustia y manifestarla de diversas formas.

Es común que no quieran que nadie los alce o que lloren a menudo, se despierten en la noche y pidan estar a upa o bien que se angustien cuando no ven a la madre. También que renieguen de los brazos de extraños y se sientan a gusto sólo con la madre o el padre.

Por fortuna, es una etapa transitoria que dura poco tiempo y hasta que el bebé se acomoda a su nueva realidad psíquica así es que hay que tener paciencia y acompañarlo durante el proceso con mucha calma, cariño y brindándole seguridad y confianza. Ayúdalo con palabras, explicándole que te vas pero que regresas y juega con el los típicos juegos de taparle el rostro o un objeto y luego destaparlo. Estos juegos son muy útiles en la elaboración de las ausencias.

Escrito por | 16 de agosto de 2014 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta