La forma de la panza

¿Indica algo la forma o tamaño de la panza?

Hay quien cree que es posible conocer el sexo del bebé por el aspecto de la panza. Las previsiones señalan que, si ésta es alta y puntuda, nacerá un varón; si es baja y redonda, será una nena. Se trata de una creencia popular sin demasiados fundamentos. La configuración del abdomen (su forma, su tamaño) depende de factores bien distintos. Entre otros, de la mayor o menor capacidad de distensión muscular.

Como ya se ha dicho, unos músculos relajados en exceso se dilatan más fácilmente. También como se ha dicho, hay que tener en cuenta la constitución de la mujer; lógicamente, si se trata de una madre corpulenta, con caderas anchas, la panza sobresaldrá menos que en una persona de estructura ósea estrecha. Igualmente, hay mujeres con una marcada lordosis (la curvatura de la espalda se acentúa en la zona lumbar), en las que el vientre se proyecta hacia adelante de manera manifiesta. En las flacas, se nota más rápidamente, pero en el tercer trimestre, por lo general, las gorditas muestran mucho más.

Conviene saber también que el tamaño del bebé no siempre se corresponde con las dimensiones del abdomen, es decir, que un vientre voluminoso no alberga necesariamente a un bebé grande. Las medidas del feto no pueden determinarse a simple vista (para obtener datos confiables sobre la longitud del futuro bebé hay que hacer una ecografía). En determinadas ocasiones, un vientre más grande de lo normal puede deberse, por ejemplo, a un problema de gases, a la existencia de un mioma o a un mayor tiempo gestacional del inicialmente calculado.

Escrito por | 20 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta