La función de la habitación del niño

A cada miembro de la familia le corresponde un espacio individual dentro de la casa, bien definido y bastante constante, para las diversas horas del día. Dicho concepto del alojamiento está ligado a un principio en base al cual se distinguen, según sus funciones, las diversas partes de que se compone la vivienda, para un esquema bien preestablecido de utilización. En la “zona de noche” sólo se duerme; en el comedor se toman exclusivamente las comidas; en la sala de estar se recibe a los amigos; etc.

Aunque las diferentes estancias estén bien comunicadas, toda la “zona de día” está unida a la de “noche” por medio de una puerta que da al distribuidor.

La “zona de noche” está, a su vez, subdividida en varios espacios mejor cerrados y separados: la habitación de los padres, la habitación de la hija, la del hijo, el vestidor, el baño. En estos espacios, cada uno debe evitar interferir con los demás, aunque todos pertenezcan al mismo núcleo familiar. En este esquema de comportamiento, muy difundido, el espacio destinado a los hijos debería ser sólo la “habitación del niño“.

Luego es evidente que existe un modo de entender y de usar la casa en función del papel que cada uno desempeñe en la familia y de la especialización “técnica” de los espacios, cada uno con su función bien precisa y separada.

Escrito por | 23 de septiembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Muebles y decoración y Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta