La ictericia en los bebés

Al nacer, el bebé tiene que reajustar su organismo y como consecuencia puede padecer de ictericia, que resulta cuando la sangre contiene un pigmento amarillo, llamado bilirrubina, en cantidades elevadas.

Aunque este hecho está relacionado con el funcionamiento del hígado, les suele ocurrir a casi todos los recién nacidos y no significa la presencia de una enfermedad, salvo en casos extremos. El hígado del bebé, al comienzo, no funciona a pleno rendimiento y le resulta trabajoso eliminar el exceso de bilirrubina, lo que crea esa típica ictericia. Generalmente el color amarillento desaparece por sí solo hacia el séptimo día.

Si la ictericia fuera aguda, es posible que el médico tome ciertas medidas, tales como la de aumentar la albúmina en la sangre, que es lo que transporta la bilirrubina al hígado, o la de hacer un cambio completo de la sangre del bebé en aquellos casos en los que la bilirrubina pueda resultar peligrosa, que es cuando sobrepasa los 20 mg por cada 100 ml de sangre. Esto sucede raras veces, y los padres no deben preocuparse si el bebé está amarillento durante los días que siguen al nacimiento. Él médico lo examinará y decidirá si hay que tomar alguna medida o no antes de que la salud del bebé peligre.

Escrito por | 20 de enero de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta