La importancia de cenar en familia

No siempre es fácil sentarse a cenar con los niños y es por eso que en algunas ocasiones los padres prefieren que los niños coman primero para hacerlo luego ellos más tranquilos. Sin embargo, es importante comer en familia pues a través de la comida los niños aprenden diversas cuestiones.

Además de la nutrición, la comida es un acto social y así es como los padres funcionan como modelos para sus hijos, aprenden modales a través de ellos y descubren el placer de comer. Los niños observan a sus padres y así es como ven como utilizan los cubiertos, como respetan los turnos de palabra, como intercambian temas y opiniones.

Los bebés también pueden participar de las comidas a partir del momento en que se sientan. Pueden ir probando aquello que comen los mayores para así ampliar su dieta pues la idea es que hacia el primer año de vida la familia entera coma lo mismo.

Quizá no sea posible cenar en familia todos los días pero al menos hay que intentar hacerlo los fines de semana o cuando los horarios lo permitan, procurando siempre que el ambiente sea relajado y ameno, evitando la presencia de los móviles u otras distracciones.

De esta forma les estaremos enseñando a nuestros hijos, los estaremos escuchando a través de un acto cotidiano que vale la pena vivir.

Escrito por | 16 de septiembre de 2013 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta