La importancia del afecto en el parto

El dolor se transforma en sufrimiento si transcurre en soledad. La validez y el efecto del futuro papá son fundamentales para la mujer en el momento del parto.

Hay una medicación que debe usarse siempre que sea necesario aliviar el dolor: se trata de una sustancia que tiene mucho valor, pero que no tiene precio; que no se aprende en la Facultad sino en la vida y en uno mismo: el afecto. La embarazada debe recibir, simultáneamente con el fármaco, una dosis de calidez, protección y seguridad que potencie el efecto de los medicamentos.

Sabemos que todo es según del color del cristal con que se mire, y si existe inseguridad, ésta actuará como lente de aumento y las sensaciones de dolor se percibirán magnificadas. Si el origen del temor se encuentra en las emociones, sólo con un adecuado vínculo emocional podremos tratarlo. El cerebro es importante para la técnica, pero sólo con el corazón aliviamos el temor y, en consecuencia, el dolor. Por suerte, en la actualidad la mujer ya no está sola en la sala de partos: los padres jóvenes pelean por su derecho a ver nacer a su hijo. Ellos también quieren poner el cuerpo en la medida de sin posibilidades.

Como vemos, ya no estamos desarmados ante el dolor. Este es un enemigo al que se lo puede combatir: tenemos cómo y con qué tratarlo. A no temer, entonces.

Escrito por | 9 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta