La importancia del masaje infantil

El masaje infantil es una técnica que ayudará a nutrir, enriquecer y fortalecer el vínculo entre la mamá y el bebé. Además, le proveerás alivio, estimulación y seguridad.

Para poner en práctica el masaje infantil, lo ideal es realizar el curso teórico-práctico con un profesional idóneo. En el mismo, además de la técnica, podrás compartir la experiencia con otras mamás.

¿Cómo debés prepararte para realizar masaje infantil?

Comienza por ubicar al bebé sobre una superficie agradable y segura; en un ambiente tranquilo y con la temperatura adecuada.

Debes colocarte unas gotas de aceite vegetal en tus manos para deslizarlas mejor por el cuerpito de tu hijo.

Tienes que buscar un momento del día en que el niño esté tranquilo, despierto y atento; con ganas de interactuar. Aunque si lo observas molesto por cólicos o gases, será oportuno iniciar la secuencia específica para aliviarlo.

Lo ideal es que el bebé esté desnudo. También podrás realizar el masaje sólo con el pañal o descubrir cada parte del cuerpo en la que se va a trabajar.

El masaje infantil sólo lo realizan los hijos con sus padres. Aunque al principio tengas temores sobre cómo trabajar, pronto te darás cuenta que son tus manos las que tu bebé necesita; ya que nadie lo conoce mejor que vos.

El masaje diario es un excelente vínculo entre tú y tu hijo, que aporta seguridad, confianza y autoestima y ayuda a sobrellevar los momentos de desconcierto, sobre todo en los primeros meses.

Escrito por | 20 de junio de 2013 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta