La llegada de un nuevo hermanito

El período más próximo al nacimiento del bebé, así como los primero meses luego del mismo no deberían coincidir con la incorporación de modificaciones sustanciales en la vida del hermano mayor, por ejemplo, cambios que se quieran hacer dentro del cuarto, mudanzas, sacar los pañales, chupete, mamadera ya que todas estas situaciones poseen por sí solas un monto de stress Importante, de ansiedad, de tiempos reales e internos para poder acompañar al niño y contenerlo a través del tránsito por las mismas.

Por lo tanto o se instrumentan antes o se dejan para después ya que en este período las necesidades del niño deben asociarse a experiencias que le permitan re asegurarse en su lugar, que lo contengan y den certezas, no incertidumbres y exigencias.

Dentro de las variables que mamá y papá deben pensar y preparar estarán aquellas vinculadas al bebé y la mamá como ser los bolsos, ropa, documentos pero también será muy importante planificar con quién se va a quedar el otro hijo esos días en que mamá estará en el sanatorio. Lo más conveniente es que el niño permanezca en su casa rodeado de sus objetos cotidianos, a cargo de personas que sean referentes diarios y significativos en su vida, que pueda continuar en la medida de las posibilidades, cumpliendo con sus rutinas de manera de no alentar sentimientos de abandono.

Es necesario explicarle al niño lo que va a ocurrir, que mamá por unos días no va a estar en casa pero que de todas formas se van a seguir viendo, con qué personas él se quedará por esos poquitos días hasta que mamá vuelva a casa; teniendo que cumplir el padre un rol bien importante entre acompañar a su esposa y a su nuevo hijo y ser un pilar que sostenga y contenga a su otro niño.

Formar parte de la planificación y elección del regalo que el nuevo bebé le trae a su hermano y que le entregará cuando vaya a visitarlo al sanatorio. Este puede ser sorpresa, se puede indagar con el niño qué le gustaría que su hermano le regalara u optar por algo que se sabe que el niño aprecia o quiere.

Escrito por | 2 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Cuando el nuevo hermano llega a casa - Crece Bebe - 5 de diciembre de 2010 | 9:03

    […] que esta situación lo movilice, que se presenten cambios en su estado de animo, pudiendo estar más enojado, irritable, hasta llegar a presentarse conductas regresivas como ser volver a hacerse pis, querer gatear, […]

Deja una respuesta