La madre y el hijo deseado

Siendo el hijo querido, la madre jamás hará algo que lo dañe, buscará su bienestar por cualquier medio. Se podrá decir que en los vínculos de toda persona una madre debería ser la menos egoísta de todas, y esto obviamente se transmite de generación en generación. O sea una madre que tuvo a su vez una madre amorosa y no egoísta, transmitirá esto a sus hijos. Lo opuesto también se transmite.

El vínculo con los hijos obviamente va cambiando. No cambia el cariño y la dedicación, cambian las circunstancias, las etapas ce crecimiento por las que pasa el niño y la madre. Son fundamentales los límites, el respeto y la buena comunicación oara afrontar los cambios que se van presentando.

Como se dijo, lo niños hoy son más despabilados, atentos, con una rapidez mental asombrosa; ya a corta edad sacan conclusiones y juzgan. Hoy las casas son abiertas y los hijos siempre saben todo o casi todo, ocultarles algo es imposible, más aún si es algo que los afecta o afectará directamente. Captan la mentira casi sin escucharla, por eso hijos criados en un ambiente sano, de verdades y lealtades, de no burlas e insultos, trasladarán eso a sus propias casas y rechazarán de plano la Injusticia. Se diría que más que escuchar, miran, observan, saben.

La madre es para el hijo el soporte que siempre está y del que se van alejando cuando son grandes, pero igual saben que está. Una madre equilibrada deja que el hijo se vaya alejando del soporte, pero siempre sigue estando por si acaso; eso el hijo lo sabe y crea mucha seguridad personal.

Mamá es la primera palabra que pronuncia el individuo y también la que pronuncia cuando está ante un peligro. Ser madre es una bendición, una gran responsabilidad y un gran disfrute.

Escrito por | 30 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Concepción y Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta