La merienda es importante

Entre el almuerzo y la cena pueden transcurrir seis o siete horas, aproximadamente, un período demasiado largo en el que el pequeño necesita tomar algún alimento. La alimentación de los niños no debe descuidarse ni llevarse adelante de manera improvisada, es por ello que les recordamos en esta ocasión la importancia de la merienda en su alimentación diaria. Esta variará de acuerdo a el resto de las comidas y al tiempo que tenga para degustarla, pero no por tener poco tiempo debe saltearse la merienda en la dieta de los niños.

Es importante que la comida de la media tarde sea liviana, no muy calórica, sencilla y, sobre todo, muy agradable. En cuanto a los nutrientes, debe contener carbohidratos complejos, esto es, pan o cereales, y sencillos (algo dulce), calcio (leche o derivados) y vitaminas (un jugo o una fruta).

¿Qué ha almorzado y qué va a cenar? La merienda ayuda a complementar y equilibrar la dieta. Por eso, a la hora de prepararla, conviene pensar en lo que ha comido el niño al mediodía y en qué le vamos a dar de cenar. Si, por ejemplo, las comidas principales han sido pobres en proteínas el chiquito dejó casi toda la carne y apenas probó la sopa, podremos darle pescado. Por el contrario, si ha hecho una comida copiosa, la merienda podrá ser todo lo suave que  el pequeño quiera. Lo que nunca se debe hacer es no dársela.

Escrito por | 17 de agosto de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Salud

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Una merienda para cada niño - Crece Bebe - 20 de agosto de 2010 | 9:03

    […] las actividades del día,deberemos pensar en la merienda más adecuada para cubrir sus […]

Deja una respuesta