La piel en el sexto mes de embarazo

Por fuera, ya no hay ninguna duda de que tu embarazo progresa. Las flacas podrán notar mucho mejor su protuberancia que las gorditas: a estas últimas, el mayor tamaño habitual de sus abdómenes, les disimula el embarazo durante un tiempo más.

La calidad de la piel toma protagonismo: si hay buena cantidad de fibras elásticas en la misma, podrá estirarse para acompañar el crecimiento del embarazo sin afectarse. De lo contrario, es posible que aparezcan las temidas estrías. Cuanto más sobrepeso exista, más profundas serán las mismas. De manera que, ahora más que nunca, se hace imperativo regular el aumento del mismo: no más de 700 a 1.000 gramos por mes. Si se hizo “ahorro” de engorde durante el primer trimestre, la cosa será ahora mas fácil. Si, por el contrario, se comió de todo y en exceso, las consecuencias comenzarán a hacerse visibles de inmediato.

Las temidas estrías

La cuestión de las estrías es congénita: hay quienes nunca tendrán una estría y quienes, aunque se bañen en cremas varias veces por día, no podrán salvarse de ellas. Para disminuirlas, además de evitar el aumento excesivo de peso, se puede recurrir a utilizar un corpino ajustado en forma permanente y una faja o trusa elástica en el abdomen.

El bebé crecerá igual, hacia arriba, a pesar de su uso. Las cremas son una incógnita: según sus fabricantes, resultan el remedio ideal para luchar contra las estrías. Lamentablemente, la experiencia no parece decir lo mismo; cuando hay predisposición a tenerlas y se ha engordado demasiado, ninguna crema evitará que aparezcan. Algo sí es seguro: ninguna de ellas es perjudicial para la gestación.

Escrito por | 23 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta