La teoría del apego

¿Escuchaste alguna vez hablar de la teoría del apego?

La teoría del apego, elaborada por John Bowlby en 1969, sostiene la necesidad de mantener a los niños en cercanía física de sus padres, describiendo a su manifestación como cualquier forma de comportamiento que hace que una persona alcance o conserve proximidad con respecto a otro individuo.

En el caso de la relación madre e hijo, la interacción del bebé con el ambiente y en especial con la madre, posibilitan dicha conducta.

El apego se comienza a sentir durante los primeros días o minutos después del nacimiento para la mayoría de las mujeres, pero es frecuente también que esta sensación de amor incondicional no aparezca de manera instantánea, sino que se vaya construyendo en el día a día.

Por eso si sos mamá primeriza, no te preocupes ya que el vínculo con tu bebé se irá dando de manera natural; ya sea que se genere a partir del momento en que te lo ponen en brazos después de nacido o que a ambos les lleve un poquito más de tiempo reconocerse y crear un vínculo afectivo que luego será único e indestructible.

Lo importante es que abraces, toques o mires a tu bebé. Está comprobado que las madres que pasan más tiempo con sus hijos, que juegan más con ellos, que tocan más su piel, que les sonríen más, que les hablan más y que les miran a los ojos, desarrollan en ellos un apego más seguro, saludable y de mejor calidad.

En resumen, el apego consiste en el vínculo afectivo, estable y consistente entre un niño y su madre, como resultado de la relación entre ambos. Si este vínculo o apego es el adecuado, el niño alcanzará seguridad en sí mismo, facilitada por los logros alcanzados en sus primeras experiencias de vida, que le ayudará para más tarde poder enfrentar las variadas situaciones de su vida.

Escrito por | 25 de mayo de 2013 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Bebés

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta