La varicela

La varicela es una enfermedad que no provoca graves trastornos físicos pero tiene como característica relevante su gran poder de transmisión, lo que determina que periódicamente se produzcan brotes o epidemias. Todas las personas, desde el nacimiento, son susceptibles de padecerla. Es esencialmente una enfermedad infantil, pues su mayor incidencia se registra entre los 2 y los 8 años de edad. Cabe la posibilidad de que la enfermedad no se presente en la infancia ni en la adolescencia, sobre todo tratándose de personas que viven en sitios aislados, pues el contacto con enfermos de varicela es más improbable. En contraposición, es muy poco probable que en las grandes concentraciones urbanas se llegue a la edad adulta sin haber estado en contacto con la enfermedad y, por ende, sin haberla padecido.

Como ocurre con otras enfermedades eruptivas, existen casos en edades más avanzadas, en los cuales la evolución de la enfermedad produce más trastornos y más complicaciones.

Signos y síntomas

La enfermedad se transmite por contacto directo con un enfermo. Es causada por un virus denominado varicela-zoster y tiene características estacionales, ya que la mayor parte de los casos aparecen al final del invierno y durante la primavera. El período de incubación es de 14 a 16 días, luego del cual aparece la erupción.Esta comienza con manchas rojas que se transforman en vesículas que, al romperse evolucionan hacia las costras características.

Las lesiones aparecen en el tronco y en el cuero cabelludo y se extienden a todo el cuerpo.  Cuando se localizan alrededor de los ojos, dentro de la boca y en los genitales, la molestia del enfermo es mayor.  Es típica la evolución en brotes, es decir que en un mismo momento se pueden encontrar manchas, vesículas y costras.

Escrito por | 18 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta