Lactancia materna: cuando los conductos mamarios se taponan

Uno de los grandes secretos de la lactancia materna es la constancia. Sólo mediante un trabajo metódico que comienza en los primeros días de vida del bebé es posible lograr un buen sistema que funcione tanto para el niño como para la madre.

Uno de los problemas más comunes de la lactancia materna sucede cuando se taponan los conductos mamarios de la madre. Esto sucede cuando la leche no es succionada a la par de su producción. En esos casos, la leche se acumula en los pechos y comienzan a formarse durezas. La zona incluso puede enrojecerse y comienzan los dolores y la alta sensibilidad.

Además de tener paciencia hay algunas soluciones caseras que ayudan a aliviar los dolores y ablandar las durezas. Podéis practicarlas en casa sin mayores contratiempos pues son consejos sencillos y fáciles de aplicar:

– Colocar compresas tibias antes de amamantar en las mamas.

– Evitar los sostenes con aro.

– Evitar el uso de sostenes muy ajustados.

– Dar de mamar con frecuencia para evitar la acumulación de leche.

– No apretar las mamas con los dedos para ablandarlas.

– Masajear la zona en forma suave antes y después de dar de mamar.

– Variar las posiciones del niño durante cada toma.

– Situar al bebé de modo tal que su mentón esté orientado hacia la dureza para así facilitar el drenaje.

Escrito por | 13 de enero de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , , , ,
Lee más artículos sobre Padres y Primeros días

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta