Lactancia materna: mastitis

La lactancia materna es uno de los procesos más maravillosos que puede experimentar una mujer en su paso por la maternidad. Una estrechez en el vínculo con su hijo recién nacido se establece entre ambos marcando el inicio de una relación de por vida. Por otra parte, la leche materna garantiza la mejor nutrición que un bebé puede tener.

Pero lejos de las fantasías, la lactancia materna supone un camino por momentos intrincado, sobre todo durante los primeros días. Es común que las madres sufran de mastitis, un proceso infeccioso que ocurre cuando se produce la bajada de la leche.

Los síntomas de la mastitis son el dolor, el calor en las mamas y el rubor además de fiebre, hinchazón, escalofríos y, en ocasiones, náuseas y vómitos. Algunos de los síntomas son similares a los de un estado gripal aunque para aliviar el problema se realiza un cuidado proceso que lejos está de los medicamentos contra la fiebre y el dolor de garganta.

Por el contrario, el objetivo es lograr el drenaje de las mamas para así evitar que los conductos se obstruyan. En ese sentido, además de la medicación indicada por el médico se recomienda el reposo y la extracción de la leche, ya sea mediante la succión del bebé o a través de un sacaleches.

Este procedimiento debe ir acompañado de analgésicos y antiinflamatorios. Otra buena forma de aliviar los dolores y la hinchazón es aplicando paños de agua fría.

Escrito por | 16 de enero de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Los beneficios de la lactancia materna para la madre - Crece Bebe - 18 de enero de 2010 | 22:11

    […] de las virtudes de la lactancia materna pero hoy haremos a un lado a esos pequeñines que nos conquistan con sólo mirarnos para centrarnos […]

Deja una respuesta