Lactancia y cuidados después de la cesárea

La “subida de la leche” se produce aproximadamente a las cuarenta y ocho horas de la operación,  de la cesárea, acompañada por algunas líneas de temperatura y gran ingurgitación de los pechos. Es conveniente inducir al bebé a succionar el pecho antes de que suceda esto, para estimular la secreción láctea y para que ingiera el calostro que le proporciona defensas.

Los puntos de la herida quirúrgica se extraen a la semana, lo que autoriza, en el caso de una cicatrización perfecta, a tomar un baño de ducha para higienizar el cuerpo en general y aumentar el bienestar. Si la mamá operada pretende ducharse antes de que esto suceda, debe evitar que la herida se moje.

En el caso de que el postoperatorio siga un curso correcto, la mujer puede llevar una vida normal. Pero es necesario hacer esfuerzos, especialmente aquellos que aumentan la presión. Es vital luego de una cesárea elegir un buen anticonceptivo para asegurar durante dos años por lo menos que no tenga lugar un nuevo embarazo, ya que antes de que se cumpla ese lapso existe riesgo de ruptura para la cicatriz del útero.

Escrito por | 21 de junio de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Listo para nacer - Crece Bebe - 13 de julio de 2010 | 9:02

    […] o cinco días de clínica que acostumbraban algunas abuelas antes de regresar al hogar. En caso de cesárea, la internación mínima es de tres días y el promedio de […]

Deja una respuesta