Las comparaciones entre niños no son buenas

¿Quién no las ha escuchado alguna vez?: “¡Hijo, no le aciertas a la pelota ni de casualidad! No sé a quién saliste, porque yo a tu edad era delantero del equipo de mi colegio” “¡Mira que no saber leer todavía! Tu hermana, a tu edad, ya aprendía las lecciones dé memoria”… Es posible que alguna de estas frases haya sido dicha de buena fe, con una sincera intención educativa, aunque el tono haga dudar de la bondad de quien las pronuncia.

Sea como sea, son un ejemplo del tipo de cosas que no deben decirse a un niño. Si las comparaciones son odiosas, en general, lo son aún más cuando se trata de educar. Con ellas suele lograrse el efecto contrario al que se busca.

No cabe pensar que un papá o una mamá pronuncie estas frases por el puro placer de herir y humillar a su hijo. Seguramente su intención es la de aguijonear al niño para que cambie y se supere. Pero es fácil que les salga el tiro por la culata: probablemente lesionarán su autoestima, lo desanimarán y quizá logren que se rinda y renuncie a superar las dificultades.

Es más, incluso un niño que no tiene lo que se dice un problema puede desanimarse ante la permanente comparación con alguien que se destaca.

Escrito por | 27 de abril de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • Las diferencias entre hermanos

    No se trata de darles a todos lo mismo, sino a cada uno lo suyo. Esto no implica conceder privilegios ni tener preferencias, sino hacer sentir a...

  • Las comparaciones entre hermanos

    El efecto que se obtiene sobre un niño al que se lo compara desfavorablemente con su hermano es doble: por un lado, se siente menospreciado y...

  • Comparar no es estímulo para un niño

    Marco está aprendiendo a nadar. No es ni mejor ni peor que sus compañeros de clase. Pero tiene un primo de su misma edad, Gastón, que es todo...

  • Los padres y las peleas entre hermanos

    Las peleas entre hermanos son escalones necesarios para lograr la madurez emocional y social, sin embargo, los padres deben estar atentos cuando...

  • El amor y las caricias ayudan a crecer

    Los niños en general son mimosos si se los acostumbra desde pequeños a recibir cariño, algunos lo buscan más que otros, pidiendo que los...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta