Las defensas durante el embarazo

La progesterona es otra hormona que se ha puesto en marcha durante el embarazo. Está producida por los ovarios y se encarga de relajar las fibras musculares del útero con el fin de evitar que se produzcan contracciones antes de tiempo, lo cual supondría un peligro para el embarazo. Además, se responsabiliza de dilatar los vasos sanguíneos de la madre con el fin de estimular el riego en la zona del útero y facilitar la alimentación del futuro bebé (a través de la placenta, que por ahora se llama trofoblasto).

La madre todavía no sabe que está embarazada, ni siquiera ha tenido una falta en la menstruación, pero es posible que note algunos síntomas menores como un extraño sabor metálico en la boca, una tirantez en los pechos que no había sentido, unas náuseas leves, un aumento de la producción de saliva, la necesidad de hacer pis con más frecuencia que antes, una repentina aversión a determinados alimentos, un incremento de flujo, cierto estreñimiento, una debilidad de las encías…

A veces también percibe que su cuello está levemente hinchado (debido a una retención de líquido provocada por la progesterona) y sus manos y pies más calientes de lo habitual.  Coincidiendo con la falta de la menstruación, o en especial en la primera o segunda semana de amenorrea, la gonadotrofína coriónica que se elimina en la orina es lo suficientemente elevada como para confirmar mediante el test que se ha producido el embarazo.

Escrito por | 1 de diciembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Embarazo y Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta