Las enfermedades y la guardería

Lo mejor sería que el niño pudiera quedarse en su casa durante una semana para así superar la enfermedad como es debido pero la realidad indica que no siempre es posible eso. A pesar de la mejora en las leyes, conciliar el trabajo con los niños enfermos no es tarea sencilla y es por eso que es muy común que los peques asistan a la guardería aún con rastros de la enfermedad.

Los riesgos no sólo son para el resto de los niños que entonces quedan expuestos a posibles contagios sino que el niño enfermo tiene las defensas bajas y entonces puede agravarse su estado o bien contraer otras enfermedades.

¿Cuándo podemos enviar nuevamente a nuestro hijo a la guardería? Los especialistas recomiendan que hay que hacerlo sólo cuando el niño ha pasado al menos 24 horas sin fiebre y sin tomar ningún tipo de antitérmico. Tampoco hay que hacerlo en el caso de una diarrea muy fuerte o si tiene vómitos o sarpullido. Y lo mismo sucede si detectamos que tiene piojos o conjuntivitis.

A pesar de que es complicada la ecuación, es importante tomar conciencia pues si enviamos a nuestros hijos aún enfermos a la guardería estamos aumentando las probabilidades de que el resto de los niños se enferme y de que, a largo plazo, nuestro hijo también vuelva a hacerlo algunas semanas más adelante debido a los futuros contagios.

Escrito por | 6 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta