Las estrías en los senos

La mama, una zona altamente delicada, es un órgano en constante transformación durante el embarazo. El pecho empieza a crecer nada más iniciarse la gestación, ya que las hormonas estimulan desde los primeros días el desarrollo de las glándulas mamarias.

El tejido glandular es el único sostén que poseen y, cuando se produce un aumento de tamaño (por embarazo o crianza), se hace insuficiente la sujeción cutánea. También, como consecuencia del aumento de volumen, se producen roturas en el plano cutáneo profundo, aparecen estrías y se relajan los elementos de sostén.

Durante todo el embarazo, debes aplicar una crema específica en el pecho para que, una vez haya nacido el bebé, la piel no acuse estas molestas marcas en forma de surcos. Después del embarazo, no olvides que los cuidados en el pecho deben continuar. Si no das de mamar al niño, puedes seguir utilizando la crema antiestrías o un aceite de almendras, por ejemplo. Si decides darle el pecho, utiliza un buen sujetador que no deje caer la mama y date duchas de agua fría para tonificar esta zona. Cuando termines con la lactancia, un producto reafirmante y mucha hidratación conseguirán maravillas.

Escrito por | 8 de diciembre de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Embarazo

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta