Las expresiones de un recién nacido

Hasta no hace mucho, los expertos pensaban que un recién nacido era como un libro con las páginas en blanco. Sus sentidos aún estaban sin desarrollar y se lo consideraba un ser totalmente pasivo que no tenía preferencias ni inclinaciones y que sólo sabía expresar su descontento. Pero hoy se sabe que no es así. Los bebés ejercitan su capacidad de expresión mímica incluso antes de nacer.

A las 11 semanas de vida, estando aún en el seno materno, el niño ya ha desarrollado los nervios y músculos de la cara y puede empezar a hacer muecas. Todavía no se sabe a ciencia cierta si a esta temprana edad sus gestos ya son reflejo de sentimientos como el enojo o la complacencia. Pero lo que es innegable es que el nonato ya pone distintas caras a lo largo del día.

Luego, esta capacidad de expresión se perfecciona día a día. A medida que va recibiendo estímulos y respuestas del exterior, el bebé aprende a interpretarlas y a responder en su idioma.

En el momento de nacer el pequeño ya domina un amplio repertorio: sabe mostrar interés, susto, descontento, dolor, asco, y de vez en cuando nos obsequia con una sonrisa angelical que, aunque todavía no es consciente, despierta en nosotros el amor que tanto necesita.

Entre las cuatro y las seis semanas aparece la primera sonrisa “social”, con la que el bebé ya nos comunica conscientemente que está contento.

Escrito por | 12 de diciembre de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Niños demasiado buenos - Crece Bebe - 27 de enero de 2011 | 8:02

    […] bebé nace ya con su peculiar forma de ser (aunque también influye el entorno), y esto no tiene nada que ver […]

Deja una respuesta