Las hormonas en el primer bimestre de embarazo

Para los demás, el primer bimestre del embarazo,  es un tiempo anónimo. Difícilmente se den cuenta de que estás embarazada, a menos que se lo digas. Los escasos 15 gramos que llega a pesar el feto durante ese período no son suficientes como para que se noten. Sin embargo, cuidado con la dieta, porque no pocas embarazadas, sobre todo aquellas que se salvan de las náuseas y los vómitos, se embarcan de lleno en una carrera por comer más y más calorías. Es entonces cuando no cierran los pantalones ni entran los vestidos de noche. En honor a la verdad, la embarazada no debería haber aumentado de peso a esta altura del embarazo.

De todos modos, las hormonas del embarazo trabajan a todo vapor. Para que el bebé pueda crecer cómodamente, por influencia de la progesterona, el útero ha perdido su forma de pera invertida y ya se parece más a un pequeño melón. Las fibras se han alargado y elastizado para permitir el constante crecimiento del bebé en su interior.

También tus pechos notarán el influjo hormonal: su tamaño aumentará, así como su sensibilidad. Es hora de empezar a usar en forma permanente un corpino que sujete bien el busto, incluso durante el sueño nocturno, a fin de que la piel no sufra el mayor peso de las mamas y disminuya así la posibilidad de que aparezcan las odiosas estrías.

Escrito por | 29 de diciembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta