Las visitas durante el nacimiento

No siempre sucede como en las películas. El parto te puede dejar exhausta, dolorida, temerosa, sensible. Y entonces llegan las visitas, una docena de personas que desean expresar su amor hacia el nuevo integrante de la familia.

¿Cómo controlar las visitas durante el parto? El rol fundamental lo tiene el padre, el director de orquesta que deberá anteponer las necesidades de la madre a los deseos de los familiares y amigos. Previo pacto de pareja, hay mujeres que prefieren las visitas en la clínica para así evitar que se instalen en la casa durante los primeros días del bebé.

La elección dependerá un poco de la personalidad de cada madre y del posparto. Porque no todos los partos son iguales y en algunos las mujeres terminan exhaustas. Por lo general, las madres recientes necesitan descansar y ni hablar del bebé, que recién sale al mundo y recibe demasiados estímulos, aromas, voces.

Lo mejor entonces es pedir ayuda si es necesario, ser sincera con nuestras necesidades y, eso sí, evitar que las visitas vengan con niños para que el bebé no entre en contacto con posibles enfermedades. Si los familiares y amigos nos quieren, sabrán comprender este particular momento de la vida y dejarán sus saludos y obsequios para algunas semanas más adelante.

Escrito por | 18 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Parto

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta